Lifting simplificado


El mayor deseo de un paciente es obtener un rejuvenecimiento facial natural, duradero, sin cicatrices evidentes. Por eso el lifting dejó de ser una técnica aislada para contemplar en forma global a la piel, el tejido celular subcutáneo y el sistema músculo aponeurótico superficial (SMAS) de cara y cuello.

El lifting simplificado es un procedimiento para rejuvenecer el rostro, que estira la piel y eleva las estructuras que han caído (Lifting) del cuello y/o mejillas y/o región frontal.

El procedimiento consiste en liberar las estructuras a través de una incisión delante y detrás del pabellón auricular, que luego se reposiciona. La piel sobrante debe resecarse sin tensiones, acompañando a la elevación del músculo. Diabéticos y fumadores pueden tener alteraciones a la vitalidad de estos colgajos. La cicatriz queda oculta por la inserción de la oreja.

El concepto del SMAS lift es dinámico, por eso insistimos en realizarlo con anestesia local potenciada. De esta manera, el paciente puede mover los músculos faciales durante la intervención.

Además, fijamos los músculos para que no vuelvan a caer. MICROPLICATURA DEL SMAS determina la nueva y justa ubicación de cada sector facial, para configurar un aspecto renovado sin alterar los rasgos particulares de cada paciente.

Las complicaciones son, en su mayoría, transitorias: hematomas, seromas y/o defectos en la cicatrización. Las complicaciones y secuelas funcionales pueden afectar a los ramos sensitivos del Trigémino, con parestesia, prurito, dolor y anestesia transitoria o definitiva, o provocar secuelas motores del nervio Facial, provocando paresia o parálisis transitorias de los músculos que inervan.




Párpados


Cuando existe un exceso de la piel de los parpados y/o las bolsas adiposas orbiculares, éstas hacen procidencia y deforman el contorno palpebral, dando un aspecto de cansado y envejecido. Para eliminar estos inestetismos es necesario recurrir a una pequeña cirugía ambulatoria, que permite quitar el exceso de piel y el sector de las bolsas de grasa que rodean al globo ocular que hacen procidencia. Normalmente, las bolsas son 2 en el párpado superior, y 3 en el párpado inferior.

La cirugía retira la piel sobrante del parpado superior, mediante una incisión en gajo de naranja. También se retira una franja del músculo hipertrofiado y las bolsas grasas existentes. Las cicatrices de la cirugía permanecerán ocultas en el pliegue de retracción que se forma al elevar el párpado. En el párpado inferior se retiran las arrugas mediante una incisión, que se esconde debajo de las pestañas.

Cuando son sólo las bolsas del párpado inferior, pueden extraerse a través de la conjuntiva, sin dejar ninguna marca en la piel. Esta opción en conveniente sobretodo para pacientes jóvenes sin exceso de piel.

Recordemos que las bolsas no son específicas del envejecimiento del paciente, sino que pueden aparecer por debilidad heredada del músculo orbicular. Muchas veces los hijos las heredan de sus padres como una señal fenotípica hereditaria.




Vemos a continuación fotos resultantes de operaciones de párpados. A la izquierda antes de la operación, a la derecha después de la intervención (la mirada cambia totalmente, quedando más viva y "despierta"):







Lipofilling / rellenos


El filling es un procedimiento que permite tratar los surcos y las arrugas producidas por el envejecimiento.

En este tratamiento se pueden emplear productos de origen animal, rellenos sintéticos o las propias células grasas del paciente. Los 2 primeros vienen preparados y solamente hay que aplicarlos. Los últimos necesitan una aspiración previa del tejido adiposo a emplear, o bien recurrir al banco de tejido adiposo (si es que el paciente posee grasa guardada después de una lipoescultura). Son adecuados también los productos derivados del ácido hialurónico, que se incorpora a los tejidos y desaparece en un periodo de 6 a 8 meses.

El relleno con grasa autóloga es por supuesto el más natural de los rellenos, pero exige que previamente se extraiga de la grasa del paciente, y si bien se incorpora al tejido en no más de 1 año, sus células ya no existen más.

Teniendo en cuenta las condiciones anteriores, en caso de que el paciente desea un resultado inmediato, deberemos recurrir a los productos sintéticos. Si por otra parte, se propone mantener productos naturales de larga duración, debe optarse por la lipo inyección.

Los dos procedimientos anteriores se emplean preferentemente en surcos profundos, como los que se encuentran en la mejilla, entre las cejas, cuello y a ambos lados de nariz y boca. La atrofia muscular del rostro determinada por el envejecimiento natural, lleva a la formación de labios atónicos y delgados. El filling de materiales heterogéneos o la grasa del paciente permiten corregir este fenómeno, devolviendo a los labios la consistencia y el espesor perdidos.









Toxina botulínica


Las arrugas se producen cuando el músculo se tensa (cuando se relaja las arrugas son menos visibles).

La toxina botulínica se inyecta a través de la piel y evita que éste se tense.

Las líneas de expresión y arrugas que se forman en la frente, el entrecejo y en el contorno de ojos se pueden atenuar o borrar al ser tratadas con esta toxina.

Es una sustancia que produce la relajación de la musculatura, pudiéndo observar los resultados desde el tercer día de la aplicación de la misma.

Este tratamiento no deja marcas. Es simple, rápido, indoloro y se realiza en consultorio.